4+

“Usted perdone”, le dijo un pez a otro, es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá ayudarme.

– Dígame: ¿Dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado. –”El Océano”, respondió el viejo pez, “es donde estás ahora mismo”. – ¿ésto? Pero si esto no es más que agua… Lo que yo busco es el Océano, replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

Anthony de Mello

Reflexión

Cuantas veces buscamos la plenitud de la vida, sin darnos cuenta que ya vivimos en una vida plena. Nuestras expectativas nos cierran los ojos y el corazón y no nos permiten ver, ni vivir el momento presente, donde todo es posible, donde ya estamos en ese lugar que tanto deseamos y buscamos.

Qué buscas? Qué deseas?

Yo busco ser amada y amar plenamente. Busco que mis hijos sean amados y desde allí se conviertan en hombres de bien, con buen vivir y de bien estar. Y eso no lo encuentro afuera. Mi océano está en mi corazón y adentro mío.

Diría una gran amiga, este cuento me dice ” no seas, pescado” deja de buscar… OBSERVA Sólo tienes que estar tranquila, abre tus ojos y mira.

Lic. Maria Angel Andreoli Elizalde

Lic. Maria Angel Andreoli Elizalde

Lic. en Administración de Empresas (UCC) – Posgrado en educación (UNC). Coordinadora Área de Empleabilidad de LOOPIAN. Especialista en temas de empleabilidad. Es formadora, liderado numerosas actividades de capacitación y entrenamiento en diversas temáticas relacionados a la gestión de las personas.

4 Comentarios

  1. Patricia Rafaela

    Muy interesante la propuesta.

  2. Cecilia Canepa

    Muy buena reflexión.

  3. Juan

    Excelente como siempre.

  4. Natalia Soledad Brandana

    Q buena reflexion!!!